• 08.jpg
  • 03.jpg
  • 04.jpg
  • 01.jpg
  • 02.jpg
  • 06.jpg
  • 07.jpg
  • 05.jpg

Red de Economía Solidaria La Gira

La Red de Economía Solidaria “La Gira” articula productores, consumidores y “prosumidores” que se preocupan por la conservación de su territorio. Esta iniciativa nace durante una gira de aprendizaje en junio 2018 realizada por la Red de Custodios del Archipiélago de Xalapa, dentro del Área Natural Protegida Archipiélago de Bosques y Selvas de Xalapa. En estas visitas colectivas guiadas por las y los campesinos, participamos personas preocupas por cuidar nuestro territorio con el fin de identificar colectivamente como podemos colaborar. Conocimos cómo es trabajar el campo y la pasión por la naturaleza de muchas personas, pero también los bajos precios para sus productos que a veces obligan a vender sus tierras o que la juventud migra a la ciudad.

Identificamos conjuntamente que hacen falta espacios para poder vender los productos que cuidan a los ecosistemas a un precio justo, que valora el trabajo campesino. Desde esta escucha atenta, nació la idea de crear una red de economía solidaria en la cual las y los productores podrían vender directamente, sin intermediarios, y podríamos seguir creando lazos solidarios.

¿Qué es la Gira?

La Gira es una comunidad solidaria entre productores y consumidores que se motiva por un consumo directos a alimentos locales, frescos, de temporada, con menos empaques, y producidos de manera agroecológica, en mayor armonía con la naturaleza. Generando economía alternativas que valoran la producción agroecológica a pequeña escala, los y las productores guardianes del territorio encuentran maneras de seguir con está labora y también pueden atreverse a mejorar sus prácticas cada vez más. Se trata de un vínculo directo en donde los y las productores locales ofertan sus productos de temporada y se realizan los pedidos a través de medios electrónicos. Cada 15 días nos encontramos para la entrega en un espacio céntrico. Para fortalecer vínculos entre campo y ciudad realizamos recorridos y tenemos un boletín mensual. Esta red funciona en base de una organización horizontal participativa: tomamos las decisiones de manera colectiva en talleres, tomamos roles en comisiones y se formó un grupo “enlace” que se hace cargo de la operación básica del mecanismo. Hemos elaborado este proceso analizando esquemas existentes en la región para complementarlos, e inspirados en la experiencia de la Cooperativa de Consumo “La Imposible” de la Ciudad de México.  

La red nos ha permitido poner nuestras propias reglas que nos benefician: 1) los precios no están sujetos a la ley de oferta y demanda sino se definen con base al costo de producción, 2) se pueden ofertar productos sin importar los volúmenes de producción y estacionalidades, 3) se pueden vender productos que no cumplen con los estándares estéticos del mercado convencional, y 4) gracias a un mecanismo de precios diferenciados la red es incluyente para distintas posibilidades económicas. Una gran ventaja es que las y los productores saben antes de desplazarse de su comunidad la cantidad de productos vendidos y no necesitan dedicar mucho tiempo a la comercialización. A los y las consumidores les permite consumir de una formal local productos frescos y sanos con un vínculo directo con quienes lo producen, lo que implica una posibilidad de diálogo. En La Gira los productos tienen rostro e historias, como decimos: más que consumir un producto es apoyar una forma de vivir.

   

 

¿Qué significa la Gira para nosotras(os)?

"La Gira significa interactuar con personas con las cuales estamos en la misma sintonía, que aman la naturaleza y aprecian nuestro trabajo por conservar el cafetal bajo sombra. Aquí podemos los pequeños productores vender nuestros productos y cada mes es una venta asegurada", Mari Tejeda, cafeticultora de Pacho Viejo.

"Para mi significa ser parte de una comunidad sensible a la naturaleza y a los humanos, dispuestas a construir otros mundos, más allá de la competencia, la ganancia y la estupidez ecocida”, Juliana Merçon, consumidora y colaboradora.

“Aprendemos cuando compartimos en estos vínculos bonitos con personas que también piensan distinto a lo establecido. También económicamente: somos un grupo de mujeres, una cooperativa, y nos ha motivado mucho ya que no teníamos otro sustento y así estamos resistiendo a la cultura patriarcal”, Minerva Chores, integrante de la Cooperativa de Mujeres del CECOMU, Chiltoyac.

 “Es la construcción de comunidad en el sentido de transformación social por vías más sustentables. No podemos vivir sin las y los campesinos, ahora más que nunca son indispensables”, Gialuanna Ayora, consumidora y colaboradora.

 

    

 

¿Quieres saber más?

Escríbenos un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Conoce a nuestro boletín: Boletín No. 1, Abril 2020

ImprimirCorreo electrónico